Crean herramienta para predecir si la quimioterapia producirá efectos secundarios en adultos mayores

Crean herramienta para predecir si la quimioterapia producirá efectos secundarios en adultos mayores

19 enero, 2021 0 Por Acrópolis Multimedios

Investigadores de City of Hope, un centro de tratamiento e investigación independiente de renombre mundial para el cáncer, la diabetes y otras enfermedades potencialmente mortales de Estados Unidos, desarrollaron una herramienta que podría predecir si los adultos mayores con cáncer de mama en etapa temprana desarrollarán una reacción grave o mortal a la quimioterapia.

Esta herramienta de evaluación de riesgos, la primera en su tipo, denominada ‘Cancer and Aging Research Group-Breast Cancer Score’ (CARG-BC, por sus siglas en inglés), ayuda a los oncólogos a realizar recomendaciones de tratamiento personalizadas.

Los oncólogos pueden analizar la puntuación y su importancia con pacientes con cáncer de mama en etapa temprana de 65 años o más. Juntos, permiten tomar una decisión informada sobre la quimioterapia ya que el beneficio del tratamiento se compara con las preocupaciones sobre la calidad de vida, explicó Mina Sedrak, coautor principal del nuevo estudio y subdirector de ensayos clínicos del Centro para el Cáncer y el Envejecimiento Investigación en City of Hope.

“A pesar de los notables avances en el tratamiento del cáncer, las herramientas para caracterizar la toxicidad de las terapias se han mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos 20 años”, añadió.

Sedrak resaltó que “esta es una nueva herramienta de medicina de precisión. En lugar de basar las decisiones de tratamiento y la atención en los datos demográficos de una enfermedad, ahora podemos ofrecer a cada paciente anciano con cáncer de mama en etapa inicial información individualizada sobre toxicidad que podría ayudar a alinear el tratamiento con sus objetivos de estilo y calidad de vida, longevidad y otras prioridades”.

Más del 72% de los pacientes mayores con cáncer informaron que no elegirían un tratamiento contra el cáncer que provoque un deterioro funcional incluso si mejora la supervivencia, recordó Sedrak.

Si se conoce de antemano el riesgo de toxicidad de la quimioterapia, los oncólogos y los pacientes podrían trabajar juntos para decidir si la quimioterapia es la opción correcta. Se podrían recomendar modificaciones del tratamiento, como reducciones de dosis y períodos más prolongados entre la administración de quimioterapia.

Los pacientes mayores también podrían ser remitidos de manera preventiva a intervenciones de atención de apoyo, como consultas con fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y farmacéuticos, quienes podrían evaluar las posibles interacciones medicamentosas. Además, los pacientes pueden hacer que alguien evalúe su hogar para verificar la seguridad o las modificaciones necesarias.

El estudio, publicado el 14 de enero en la revista ‘Journal of Clinical Oncology’, abarcó 16 instituciones de todo Estados Unidos. Incluyó a 473 pacientes de 65 años o más con cáncer de mama en estadio 1-3 (283 en la cohorte de desarrollo; 190 en la cohorte de validación). Todas fueron tratadas con quimioterapia antes o después de la cirugía y se evaluaron los síntomas geriátricos y clínicos predictivos de efectos secundarios graves (grado 3), debilitantes (grado 4) o mortales (grado 5) debido a la quimioterapia.

“Aunque la quimioterapia es una forma eficaz de tratar el cáncer de mama en etapa inicial, también conlleva un riesgo de efectos secundarios. Existe un delicado equilibrio entre los beneficios de la quimioterapia y el daño de los posibles efectos secundarios”, señaló Canlan Sun, autora principal del estudio y profesora asociada de investigación en el Departamento de Medicina de Atención de Apoyo en City of Hope.

“El desarrollo de toxicidad severa por quimioterapia no solo puede dañar al paciente, sino que también puede comprometer la capacidad de un adulto mayor para completar el ciclo completo de quimioterapia, posiblemente reduciendo el beneficio potencial del tratamiento del cáncer”, agregó.

Sedrak señaló que la mayoría de las mujeres con cáncer de mama en etapa inicial tienen una enfermedad potencialmente curable y algunas se beneficiarían de la quimioterapia después de la cirugía.

“Desafortunadamente, los adultos mayores de 65 años o más, que comprenden aproximadamente la mitad de todos los diagnósticos de cáncer de mama, tienen menos probabilidades de recibir quimioterapia en comparación con los pacientes más jóvenes, a veces porque sus médicos temen que no podrán tolerarla -lamentó-. Los adultos mayores también están subrepresentados en los ensayos de cáncer, y sabemos poco sobre la mejor manera de tratar a este grupo heterogéneo”.

La puntuación CARG-BC se obtiene combinando ocho predictores de enfermedad y notificados por el paciente: uso de quimioterapia con antraciclina, cáncer de mama en estadio 2 o 3, duración del tratamiento planificada más prolongada, función hepática anormal, hemoglobina baja, caídas, capacidad para caminar limitada y falta de apoyo social.

Este modelo de predicción de riesgos es una extensión del trabajo anterior del Grupo de Investigación Nacional sobre Cáncer y Envejecimiento dirigido por científicos de City of Hope y otros lugares. Como centro oncológico integral designado por el Instituto Nacional del Cáncer, City of Hope ofrece atención integrada y multidisciplinaria que incluye servicios de atención de apoyo que abordan problemas físicos y emocionales que pueden surgir durante y después del tratamiento.

La puntuación CARG-BC recientemente desarrollada superó las medidas existentes del estado funcional del paciente que se utilizan ampliamente en oncología, como el estado funcional de Karnofsky o el estado funcional del Eastern Cooperative Oncology Group, ambos desarrollados y validados en pacientes más jóvenes.

“Esas ‘pruebas del globo ocular’ basadas en médicos son imprecisas y subjetivas -explicó Sedrak. “o detectan factores importantes como la reserva funcional o la capacidad de respuesta al estrés, que varían mucho entre pacientes mayores de la misma edad cronológica y son valorados por pacientes y cuidadores”.

Como siguiente paso, los investigadores buscarán mejorar la herramienta de evaluación del riesgo de toxicidad de la quimioterapia con más marcadores biológicos. Intentarán identificar biomarcadores que puedan predecir efectos secundarios graves o mortales de la quimioterapia. Están trabajando para identificar intervenciones para ayudar a los pacientes ancianos con cáncer de mama para que obtengan el mayor beneficio y la menor toxicidad de la quimioterapia.

Los investigadores también continuarán sus esfuerzos para mejorar el acceso a los ensayos clínicos de cáncer para todos los pacientes, aprovechando las nuevas innovaciones en tecnología y las redes de medios sociales ampliamente utilizadas.