Un grupo de 36 ranas gigantes del lago Titicaca, una especie en peligro de extinción muy codiciada por sus supuestas propiedades afrodiasíacas, fue presentada a periodistas tras nacer en cautiverio en un zoológico de Lima.

“La rana de Titicaca es una especie categorizada en peligro crítico de extinción, que está pasando por una serie de complicaciones bastante grandes por el tema de contaminación del agua y porque la gente las captura para consumirlas en licuados (brebajes)”, dijo a la AFP la doctora Celia Díaz, del Parque Zoológico Huachipa, al este de Lima.

Esta especie, descubierta por el afamado investigador francés Jacques Cousteau, es oriunda del Titicaca, el lago más alto del mundo ubicado a más de 3.800 m de altitud en la frontera andina entre Perú y Bolivia.

“Los animales que estamos viendo son producto de la reproducción de dos ejemplares que fueron traídos en forma de decomiso desde los Andes”, explicó Díaz.

Las superranas fueron presentados en peceras, adornadas con plantas acuáticas y están en buenas condiciones.

Se reproducen dos veces al año y se alimentan de migroalgas y gusanos. Algunos ejemplares pueden llegar a pesar hasta un kilogramo.

El zoológico tiene un programa de conservación, donde a través de charlas se enseña a proteger a estos animales cuya vida está amenazada, entre otros factores, por la demanda para realizar extractos de rana para consumo humano. Algunas creencias populares les atribuyen poderes afrodisíacos.

“No creo que estas ranas se puedan reproducir en su hábitat natural, se morirían por la contaminación”, dijo a la AFP José Flores, coordinador del área de anfibios del zoo limeño.

En Huachipa se había logrado anteriormente la reproducción exitosa de una camada de ranas que fueron enviadas a fines de 2015 al zoológico de Denver, en Estados Unidos, para su estudio, dijo Díaz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here