A un año del cambio por el que votaron las y los mexicanos, el día de hoy, el senador Dante Delgado presenta su informe de labores para rendirle cuentas a los ciudadanos.

 

“Dar nuestro apoyo al presidente no significa dejar de señalar sus errores, porque aunque coincido con su diagnóstico del país, no coincido en las decisiones que está tomando ni en la forma en que las está implementando. Ante esto seguiré alzando la voz, eso no va a cambiar”, dijo el senador.

 

En materia de seguridad, otorgaron al presidente su voto de confianza para diseñar e implementar la estrategia que consideró adecuada para acabar con la guerra y recuperar la paz. A un año, el gobierno debe reconocer que su estrategia no ha dado los resultados que prometió.

 

La crisis de inseguridad es una realidad que necesita atenderse responsablemente, porque no hay declaración alguna que pueda ocultar los miles de asesinatos y desapariciones forzadas que siguen ocurriendo todos los días en nuestro país.

 

Sobre la educación, se opusieron a la propuesta de reforma inicial del gobierno federal que, en nombre de los maestros, traicionaba a los niños y a su futuro. Los legisladores ciudadanos la modificamos para garantizar mantener la evaluación a los docentes, pero sin ser punitiva.

 

Además se corrigieron los riesgos de la propuesta original de la revocación. Logramos que sea por petición ciudadana, una vez transcurrida la primera mitad de gobierno y en fecha no electoral; con medidas que garanticen la estabilidad política y el respeto a la autonomía de los estados.

 

“Queremos que México crezca y no vamos a esperar a que fracase la economía del país para empezar a componerla, queremos que a México le vaya bien desde ahora”, dijo Delgado Rannauro.

 

El senador consideró que una estrategia de esta dimensión sólo puede darse en un entorno de crecimiento económico, de confianza en las decisiones del gobierno, de respeto a los derechos de los trabajadores y de certidumbre a la iniciativa privada.

 

Además pidió reconocer que el Congreso de la Unión no siempre ha estado a la altura del cambio que necesita el país. La mayoría ha decidido ponerse, de manera incondicional, al servicio del presidente; han recurrido a las mismas prácticas del viejo régimen.

 

“Yo no estoy al servicio del presidente, estoy al servicio de México. Y si eso significa hacerle frente a un gobierno que prefiere imponerse en lugar de dialogar y construir consensos, no tengo temor, voy a seguir haciéndolo”, afirmó el senador.

 

Durante su discuro dijo que el presidente debe comprender que existe una gran diferencia entre ser parte de la solución y ser parte del problema: ser parte de la solución es pensar en todos y trabajar en unidad; y que gobernar es un ejercicio de responsabilidad, no de caprichos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here