Por Diego Arias R.

  1. The Naked Lunch

David Cronenberg

En este film, David Cronenberg nos da un paseo por el movimiento beat de los años 50´s, donde varios escritores norteamericanos -entre ellos William S. Burroughs, quien escribe el libro original- rechazan los valores clásicos, abrazando la libertad naciente en ese entonces conforme a temas sexuales, el uso de sustancias, etc.

En The Naked Lunch el trastorno más claro es la adicción: vista como una enfermedad que desencadena la esquizofrenia y constantes alucinaciones en donde -como en la vida real pasaba a los del movimiento beat– la percepción se distancia completamente de la realidad: nos movemos en un remolino de libertinaje sexual y consumo de ideologías.

La película nos conduce a lo grotesco a través de un carnaval de temáticas kafkianas haciendo alusión constante al mito de Sicifo.

  1. Beautiful Boy

Felix Van Goeningen

La guerra de los mil ciclos: la adicción se vuelve el eje central de la vida de un joven, hijo de familia, quien ha tenido una vida relativamente sencilla y rodeada de amor.

En esta película Van Goeningen cambia la perspectiva mostrando la lucha –personal y familiar- que tiene quien sufre esta enfermedad: una crítica a la sociedad contemporánea que vanagloria el abuso de sustancias e ignora las consecuencias últimas de estas.

  1. Love

Gaspar Noé

A pesar de que podríamos catalogar este film como drama, se podría decir, también, que es un thriller acerca de la codependencia y la inmadurez en el proceso de desarrollo de las relaciones amorosas.

Si bien, Gaspar Noé es conocido por sus fuertes temáticas, en esta película intenta dejar claro el mensaje: la intensidad de los varios existenciales que se pueden llegar a confundirse con el amor.

A través de fuertes imágenes, diálogos precisos y de un excelente uso de colores nos muestra lo peligroso que puede llegar a ser la dependencia y el control dentro de una relación.

  1. Blue Velvet

David Lynch

Si bien, los recursos oníricos por parte del legendario David Lynch nunca ha sido un secreto, en esta película lo lleva más allá creando un triada de elementos cuasi freudianos, mostrando el proceso de crecimiento de un joven Jeffrey (Kyle MacLachlan) y las diferentes representaciones de sus traumas, la distorsión sexual y el constante luchar entre la cordura y la locura. Así mismo, representa el proceso de desarrollo de la responsabilidad de una manera única.

Por si esto fuera poco, desarrolla una temática interesante: exponer el lado oscuro de las sociedades contemporáneas, que, aparentando una sana convivencia en superficie, cuentan con deseos egoístas y tendencias autodestructivas que los terminan llevando a su propia fatalidad.

  1. Perfect Blue

Satoshi Kon

En este thriller de anime, el director Satoshi Kon crea una intensa atmósfera de incertidumbre: la psique humana se torna ambiental y coloniza escenarios, bandas sonoras, y al propio espectador.

En una hora y media, el emblemático director de Paprika (2006) -quien ha sido la inspiración de múltiples directores reconocido, entre ellos Darren Aronofsk-, nos sumerge en la mente de un ex ídolo pop de media talla, quien desea dejar atrás su pasado para convertirse en estrella de televisión. En el proceso, el director nos muestra una clara crítica a la industria del espectáculo y al acoso dentro del mismo al dejar expuesto que las celebridades sufren de presión excesiva, además de revelar la fragilidad de la identidad y mente de los involucrados: llevando a Mina, la protagonista, por un proceso de psicosis-paranoia en donde por un momento pierde la noción de lo que es real y lo que no.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here