Por Juan Pablo Sánchez Andrade

La empresa estadounidense de robótica e ingeniería especializada en la construcción de robots: Boston Dynamics, se han propuesto un nuevo proyecto donde un robot, creado por ellos, es el principal personaje para llevar a cabo este plan: vigilar la central nuclear ubicada en Chérnobil. Se trata de SPOT, un perro robot quien será el encargado de estar en zona de riesgo para los humanos.

Anteriormente se ha visto a SPOT vigilando parques, realizando trabajo en granjas y hasta bailando en un estadio, sin embargo, esta vez Boston Dynamics quiere poner a prueba su arquetipo con el objetivo y la intención de que este robot sea utilizado en lugares donde el humano no pueda hacerlo o ante contra su vida, como la misma empresa lo menciona.

De acuerdo a la página de Facebook de la Agencia Estatal para la Gestión de la Zona de Exclusión de Ucrania, un grupo de ingenieros de la Universidad de Bristol pusieron a prueba distintos tipos de robots en un área de confinamiento segura, con el fin de poder desplazarse y trabajar en la zona radioactiva, cerca de la central nuclear de Chérnobil, donde se dice que, por la agilidad de SPOT, esté será el encargado de viajar hacia Ucrania.

La tarea de SPOT será entrar a la zona radioactiva, de esta manera, los ingenieros de la Universidad de Ucrania podrán descubrir, identificar y estudiar los niveles de radiación exactos en cada una de las áreas de la central nuclear: esta tarea podrá ser llevada a cabo gracias a los sensores que posee el perro robot, los cuales le permiten tener a los ingenieros un mapa en 3D que trazará los lugares donde el perro recorrió y patrulló.

Se ha comprobado que la radioactividad dentro de Chérnobil ha afectado a las máquinas o herramientas tecnológicas que han sido creadas para su exploración, tal es el caso de un robot enviado a Chérnobil: estropeado y quedado inactivo instantáneamente; mientras que, en Fukushima, al poseer también niveles de radioactividad, dos robots fueron enviados y recuperados con daños severos en sus programas y construcción.

Sin embargo, hasta el momento se dice que SPOT estará en Chernóbil, pero en zonas relativamente y cualitativamente más seguras para él; aunque exista la posibilidad de generarle daños al perro robot, los ingenieros miran más viable enviar a SPOT que a cualquier ser humano para realizar mediciones de radioactividad, sin embargo, si en algún determinado el proyecto SPOT presenta daños o alteraciones, pueden llegar a costar 74,000 dólares un nuevo modelo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here