La subasta de arte precolombino que México intentó frenar en Francia, al considerar que la mayoría de piezas pertenecen a su patrimonio cultural, alcanzó ayer 1.2 millones de euros.

 

En total fueron 130 lotes, la mayoría de los cuales, 95, eran propiedad del matrimonio de coleccionistas Manichak y Jean Aurance, que consiguieron vender 93 por ciento por 860 mil euros.

 

La venta fue organizado por la casa Millon en la sala de subastas Hotel Drouot de París.

 

Las piezas forman parte de las últimas colecciones francesas constituidas en la posguerra, destacables en cuanto a su procedencia y su prestigio.

 

Autoridades mexicanas habían solicitado la anulación de la venta, como un primer paso para entablar un diálogo que permitiera la restitución de las piezas a su legítimo propietario, México.

 

“Hemos hecho todas las gestiones de rigor, habiéndonos dirigido por supuesta a la casa de subastas en primer lugar (…) buena parte del mercado se alimenta de excavaciones ilícitas”, subrayó el embajador en Francia, Juan Manuel Gómez-Robledo.

 

Por su parte, Francia entiende la demanda del gobierno de México para impedir la comercialización de piezas prehispánicas y refrenda su compromiso por la lucha en contra del tráfico de bienes culturales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here