Sigue en paradero desconocido el “Salvator Mundi” de Leonardo da Vinci, subastado en 450 millones de dólares en 2017.

El cuadro en el que Cristo emerge de las tinieblas bendiciendo con una mano el mundo y en la otra sosteniendo una esfera transparente, se iba a exponer en septiembre pasado, pero la sala emiratí anunció que la muestra se iba a posponer, sin explicar el por qué.

Aún no se sabe oficialmente quién compró el cuadro, aunque se sospecha del príncipe saudí Badr bin Abdalá.

Este misterio se suma a las dudas ya existentes sobre la autoría de la obra, que podría haber sido realizada por discípulos de Da Vinci, y no por el maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *