Una mediodía en el que Valenzuela habló de la literatura, de Carlos Fuentes, de los problemas políticos y sociales en América del Sur y, por encima de todo, acerca del poder de las letras: “El poder de la lectura nos enseña a enfrentarnos al poder. “No me mueve a escribir novelas o cuentos la necesidad de contar historias, ni un afán de catarsis o de expiación.

 

Es apenas un loco intento de ir en busca de aquello que sabemos perdido de antemano. Lo que no puede ser dicho, pero que empujará los límites de lo decible”. A lo largo de cinco décadas de entrega a la palabra, ya sea desde la narrativa como de los ensayos, la obra de Luisa Valenzuela suele girar en torno a temas como el poder, el cuerpo, el humor y el lenguaje, bajo una certeza: “La felicidad del libro, de la lectura, es el hallazgo del propio camino. “A lo largo de décadas se ha hablado de un cambio de paradigma.

 

Pareciera que en estos momentos estamos viviendo tal cambio, entre fascinante y aterrador, que implica salirse de este status quo, del aquí y ahora. Para evitar estancarnos tenemos paliativos, o más bien herramientas para impulsarnos hacia adelante: los libros, la literatura, las letras.

 

El arte en general”. Si estamos en una feria del libro, Luisa Valenzuela aprovechó para darle un empujoncito al libro impreso, “el viejo y querido libro”, el que se puede acariciar, olfatear, marcar, subrayar: un objeto privado en materia de letras. “En los libros nos esperan las utopías, los sueños concretados y los que vendrán, aquello que descubrimos que sabíamos aun sin saberlo, hasta ciertas respuestas absolutamente individuales: una novela, una serie de cuentos o poemas, nos abren a los mundos más diversos, permitiéndonos obviar obcecadas certidumbres, la falsa seguridad de fundamentalistas y amantes del autoritarismo”. La autora de títulos como La máscara sarda.

 

El profundo secreto de Perón, Cuidado con el tigre, El mañana o Novela negra con argentinos, reflexionó también acerca del lenguaje inclusivo, bajo el entendido de que el lenguaje es político, “y los cambios al respecto van más allá de una mera formalidad, cuestionan directamente en el hoy llamado sexismo lingüístico”. Feminismo de Hustvedt Otra de las protagonistas del programa de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara es la estadunidense Siri Hustvedt, quien acude no solo en su faceta de escritora, sino también de divulgadora de la ciencia y como una de las figuras del movimiento feminista, sobre el que ha reflexionado a lo largo de su vida, incluso desde una perspectiva literaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here