Sabemos que hablar de la muerte es un momento difícil para cada uno de nosotros. Perder a un ser querido es una marca que deja en nuestra vida. Sin embargo, es importante conocer qué pasa con nuestros cuerpos al momento de morir.

Cabe destacar que esto dependerá de las fases de descomposición, se ve influenciado el lugar donde se produzca e incluso la complexión que haya tenido la persona.

La naturaleza es maravillosa, por ello mismo, da al ser humano muchas utilidades, entre ellas poder descomponer cadáveres humanos. Al momento en que morimos, comienza todo un proceso que se encargará de descomponer nuestro cuerpo. El primero de ellos es el proceso de putrefacción en el que se irán descomponiendo ciertos elementos como el organismo, cabello, hasta llegar a lo último que será el esqueleto.

Comienza con una fase llamada fresca, en ella el cuerpo empieza a cambiar de color por la interacción que tiene con bacterias que comienzan a alimentarse de las partes blandas. Posteriormente, comienzan los signos de hinchazón en la parte del abdomen en donde comienza la siguiente fase, de abotargamiento. Aquí se ven influenciados ciertos gases que van surgiendo a través de la descomposición y la interacción de otros insectos necrófagos que dejan sus larvas en las cavidades corporales.

Después de determinado tiempo, el cadáver comienza a abrirse en varias zonas, en el que salen gases y un peculiar olor que atrae a los insectos, en el que ya habrá perdido el 80% del peso inicial.

Después se da la posputrefacción y la esqueletización, todo dependerá de la complexión de la persona o el lugar en donde suceda la descomposición, si es en una etapa de invierno o verano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here