Puros varones se puede observar en la página oficial del CEN del PRI; apenas una par de mujeres aparecen en el apartado Dirigencias Nacionales, siendo María de los Ángeles Moreno Uriegas a finales de 1994, la primera mujer en encabezar dicho partido, aunque solamente estuviera menos de un año al frente del mismo. Caso contrario ocurrió con Dulce María Sauri Riancho, ex gobernadora de Yucatán, quien aguantó casi todo su periodo y fue considerada una de las mujeres con mayor poder e influencia dentro del mismo, al igual que Beatriz Elena Paredes Rangel, mujer que a la fecha conserva el respeto de la militancia.

María Cristina Díaz Salazar fue la primera mujer que tuvo dos veces la Presidencia del PRI, aunque de manera fugaz. La primera ocasión, con apenas 6 días a finales de 2011, pues como Secretaria General subió al dejar el cargo Humberto Moreira Valdés y posteriormente en 2012, apenas 11 días, al irse Pedro Joaquín Coldwell.

Misma suerte sufrió Carolina Monroy pues permaneció menos de un mes como Presidenta del CEN del PRI, a la partida de Manlio Fabio Beltrones Herrera.

Pareciera que después de Dulce María y Beatriz el destino de las féminas al frente del PRI sólo sería de suplentes o en la Secretaría General.

Claudia Ruiz Massieu Salinas cambió ese panorama, aunque verdaderamente a la ex funcionaria de Enrique Peña Nieto le tocó vivir la debacle del partido. Un desastre ya conocido por todos.

Ayer otra historia pudiera haberse escrito. El resurgimiento de un partido eligiendo democráticamente a su Presidente por 6.7 millones de militantes, pudiera haber cambiado su historia, sin embargo no fue así… al corte preliminar de la elección interna del PRI la ventaja era para Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, el mismo que dejara la gubernatura de Campeche en junio de este año y al que se le señalara de filtrar imágenes contra sus compañeras priístas, denostando su reputación.

Esa ventaja ya estaba cantada desde antes de la elección, incluso eso orilló a que renunciara a competir y a la militancia, José Narro Robles tras 46 años de vestir la camiseta.

El famoso “Alito” tuvo como contendientes a dos mujeres, una de ellas la veracruzana Lorena Piñón y la yucateca Ivonne Ortega Pacheco. Al ser dos féminas, hasta se podría pensar que podría ganar alguna de ellas, sin embargo no fue así.

Desde el sábado Ivonne Ortega ya reportaba a través de sus redes sociales una “urna embarazada” en Chihuahua y señaló a Rubén Moreira, ex gobernador de Coahuila, dirigir una estrategia para la compra de votos y embarazo de urnas, ya que su esposa Carolina Viggiano es compañera de fórmula de Alito.

Contrario a unirse por su mismo género, Lorena acusó a Ivonne de sabotear la elección a sabiendas de que perdería. Aunque recuerdo que Ivonne también denunció semanas antes que la guerra sucia en su contra había alcanzado su vida personal y hasta a su hijo.

Entiendo que “obtener el poder” es de interés mayor para un político o política, pero eso de las denostaciones como que no ayuda en nada al género.

La jornada terminó con muy poca participación de la militancia priísta en el país, incluso hubo señalamientos a través de redes sociales de un padrón incompleto y rasurado.

De acuerdo a la encuesta de salida de Consulta Mitofsky Alejandro Moreno y Carolina Viggiano obtendrían el triunfo con el 80.9. Seguido de Ivonne Ortega y Pepe Alfaro con 15.2 y Lorena Piñón y Daniel Santos con el 3.9.

Todo indica que las mujeres vuelven al segundo lugar. Se vuelve a la Secretaría General y cuando Alito se vaya, a la Suplencia de la Presidencia.

caballero_brenda@hotmail.com

@NumerosRojos_BC

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here