La administración de San Nicolás tendrá cero tolerancia con los vecinos ruidosos, y a partir de ahora ya no habrá llamadas de atención, sino citatorio, multa y hasta arresto a quienes no le bajen al volumen.

Ahora que se aproxima la época navideña, las fiestas y posadas son diarias en las viviendas nicolaítas, por lo que el número de reportes incrementan al doble.

En caso de que el ciudadano no acuda a la cita de audiencia y reincida en sus actos, sería acreedor a una nueva llamada de atención y de la multa máxima, que es de 8 mil 449 pesos.

Si nuevamente no responde al citatorio, el monto por la infracción se cargaría al impuesto catastral y se giraría una orden de aprehensión para que el reincidente pase 12 horas detenido.

Alejandro Reynoso, Secretario de Ayuntamiento, señaló que los vecinos ruidosos son la principal problemática del municipio, pues reciben un promedio de 350 reportes cada semana.

“Esta situación es de cada semana y por esto vamos arrancar esta campaña contra los vecinos ruidosos. En temporada navideña, el número de reportes aumenta y son cerca de 700 llamadas las que recibimos en un fin de semana.

Los decibeles permitidos son 68 en un horario de 06:00 a 22:00 horas. Después de esta hora, el volumen máximo es de 65. La multa dependerá del número de decibeles que alcance el aparato emisor del ruido.

El Secretario de Seguridad, José Doria explicó que se seleccionó un grupo de 30 policías quienes atenderán los reportes. Ellos tomarán registro con el sonómetro y en caso de rebasar los decibeles, entregarán el citatorio.

Los vecinos que sean acreedores a una multa y paguen en tiempo y forma, recibirían un 40 por ciento de descuento, pero tendrían que hacer trabajo comunitario y asistir a una plática de concientización.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here