La Organización de las Naciones Unidas (ONU) corre el riesgo de incumplir pagos a empleados y proveedores debido a que enfrenta su peor crisis económica en una década.

En este momento, el edificio sede de la ONU en Nueva York, luce con las escaleras eléctricas apagadas, al igual que las fuentes, además el aire acondicionado está limitado, así como los viajes.

Ni hablar de cubrir vacantes, pues es de esta forma con Naciones Unidas enfrenta la falta de liquidez.

La organización internacional se ha visto obligada a apretarse el cinturón ante la peor crisis de efectivo, una situación creada por el impago de varios países.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here