La Academia Sueca, que tuvo que aplazar el Premio Nobel de Literatura de 2018 por un escándalo sexual en plena era del #MeToo, otorgará el jueves dos galardones para tratar de recuperar su prestigio.

Tras la intervención del rey, las renuncias en cadena, una reforma de los estatutos y los violentos ataques de la prensa, los guardianes del templo aspiran a hablar solo de literatura.

Como cada año desde 1901, los pronósticos apuntan a una multitud de nombres, aunque la academia guarda el secreto de la votación de sus 18 miembros hasta el último momento.

Las propuestas se discuten después por el conjunto de miembros de la Academia, antes de someterlas a una votación por mayoría absoluta.

Además, las candidaturas deben renovarse cada año y llegar antes del 1 de febrero. Los candidatos deben estar vivos y, en principio, haber publicado ese año.

Posta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here