El presidente, Andrés Manuel López Obrador afirmó que los delegados del gobierno federal en los estados tienen funciones de administración, por lo que no pueden intervenir en asuntos político-electorales.

El propósito de contar con elecciones libres y limpias en todo el país es que se acabe lo que existía como las prácticas de compra de voto, entregar despensas, falsificar actas, rellenar urnas y utilizar el dinero del presupuesto para favorecer a partidos o candidatos.

“Que se acabe lo que existía: esas prácticas de compra de voto, de entregar despensas, frijol con gorgojo, de falsificar actas, de rellenar urnas, de utilizar el dinero de presupuesto para favorecer a partidos o candidatos”.

Reiteró el compromiso de que en su gobierno exista una auténtica democracia y que termine la simulación del sistema antidemocrático.

“Si algún funcionario de los gobiernos municipales, estatales o federal interviene en asuntos político-electorales, será sancionado y recuerdo, que ahora es delito grave el fraude electoral, no hay derecho a fianza”, explicó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here