Al menos 11 elefantes de una misma manada murieron recientemente en la cascada Haew Narok, en el Parque Nacional Khao Yai, en Tailandia, al despeñarse cuando presuntamente trataban de rescatar a una cría que había caído primero.

Las autoridades reportaron inicialmente la muerte de seis ejemplares, pero poco después, con ayuda de drones, se descubrieron los cadáveres de otros cinco animales.

Las imágenes de los drones muestran la ubicación de un total de 11 elefantes muertos en el río del parque, confirmaron este martes fuentes oficiales tailandesas, que consideraron la pérdida como una de las mayores de la especie en Tailandia recientemente.

Dos elefantes más merodeaban la zona, pero fueron puestos a salvo por integrantes de la unidad de protección que acudieron a la cascada, una de las más grandes y atractivas del país.

Excélsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here