Por Abraham Cortes

Aunque el origen del cocinado de los alimentos es un misterio y se atribuye principalmente al descubrimiento del fuego; la Universidad de Alcalá ha desarrollado un estudio que propone la teoría de que los primeros humanos no cocinaron con fuego, sino que utilizaron aguas termales.

El estudio fue expuesto en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences y se desarrolló en la garganta de Olduvai, en Tanzania, también conocida como “la cuna de la humanidad”, ya que en esta zona se han encontrado restos de nuestro género de hace 2 millones de años.

La investigación señala que en Olduvai existieron manantiales de aguas termales cerca de los primeros sitios arqueológicos humanos. Debido a la proximidad entre estos manantiales, los investigadores plantean la posibilidad de que estos hayan sido utilizados como recurso para cocinar alimentos.

“Por lo que sabemos, esta es la primera vez que los investigadores presentan evidencia concreta de la posibilidad de que las personas estuvieran utilizando ambientes hidrotermales como un recurso, donde los animales se habrían estado reuniendo y donde el potencial para cocinar estaba disponible” señala el coautor Roger Summons a través de un comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here