Por Daniela Alarcón

El mundo se encuentra en una búsqueda constante por encontrar vida en otra parte del universo. El lugar que siempre ha parecido tentador y se encuentra más cerca de tener suspiros de vida es Marte. Esto se debe a que es un planeta que tiene una textura rocosa al igual que la tierra, se encuentra orbitando la misma estrella y a una distancia en la cual se sospecha que el agua puede o podría estar presente.

El planeta rojo, conocido como Marte, es un planeta desértico y frío, adquiere el color rojizo debido al hierro oxidado que tiene su suelo. Desde hace muchos años, es un planeta que ha sido estudiado por cientos de científicos debido a que se tiene la incógnita de si pudo haber alojado seres vivos en el pasado, lo cual podría ser una gran oportunidad para estudiar las posibilidades de que pueda albergar vida en un futuro.

Para ello, se ha mantenido en constante estudio y se ha confirmado que la vida en la Tierra podría ayudar a encontrarla en Marte. En la tierra podemos encontrar lugares maravillosos, desde bellos desiertos del Sahara hasta grandes glaciares congelares en la Antártida. Lo cual resulta interesante ya que la superficie en Marte cuenta con similitudes con algunos de los lugares en la Tierra.

Gracias al estudio del Dr. Dirk Schulze Makuch perteneciente a la Universidad Técnica de Berlín, Alemania, quien ha coordinado el proyecto Habitability of Martian Environments (HOME), en el cual estudió una porción de suelo recolectado de un desierto de América del Sur y gracias a la examinación de los microbios existentes se pudieron mostrar que ‘‘incluso en el núcleo hiperárido, todavía hay vida microbiana activa’’, reveló el Dr. Dirk.

Dentro del equipo de trabajo se dieron a la tarea de crear diferentes tipos de suelos y salmueras saladas con la finalidad de imitar determinadas condiciones de Marte de modo que al momento de introducir los microbios existentes en la tierra en esas pruebas pudieran determinar si serían capaces de sobrevivir. Se hizo hincapié en los extremófilos, que son los tipos de vida más extremos de la tierra.

Por otro lado, tenemos al investigador del centro Español de Astrobiología en Madrid, España, Alberto Fairén, quien coordina el proyecto MarsFirstWater. Su finalidad es conocer si Marte ya había tenido agua líquida o hielo dentro de sus primeros mil millones de años, buscando cualquier biomarcador como algunos lípidos microbianos los cuales puedan mostrar evidencia de vida.

La NASA se encuentra trabajando en ello por lo que se espera que en su próximo rover Perseverance que será lanzado este julio de 2020 tendrá excelentes avances con el mapeo y reconstrucción de un antiguo Marte. Esto aportará evidencia para saber si tuvo una hidrosfera de superficie activa que hubiera podido tener ríos, deltas e incluso un mar pequeño. Lo cual contribuye a la aproximación de posible vida en Marte.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here