Las autoridades rusas han lanzado una contraofensiva para sofocar las mayores protestas opositoras de los últimos años que incluye encarcelamientos, persecución penal, registros y denuncias de injerencia extranjera en la vida política.

El líder del Partido Libertario, uno de los organizadores de las manifestaciones, Serguéi Boiko, dijo que las protestas antigubernamentales han sido pacíficas. Es el Gobierno el que está criando radicales con la represión policial. El que busca el conflicto es el Kremlin.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here