Karla Susana Wheelock Aguayo nació el 14 de abril de 1968 en Saltillo Coahuila, es alpinista, autora y conferencista; se convirtió en la primer mexicana en alcanzar la cumbre del Everet. Sus padres son James Wheelock y María de Carmen Aguayo.

Karla Wheelock ha experimentado la emoción que la alimenta y empuja a conquistar día a día la cresta de su propia montaña. Hoy en día es reconocida como una de las más notables exponentes del alpinismo internacional, luego de conquistar las cimas más imponentes del orbe. Es también una mujer que triunfa en el mundo de los negocios, como asesora y capacitadora en importantes empresas e instituciones educativas en México y otros países. Además se consolida como escritora y conferencista, motivando a todo aquel que se cruza en su camino.

Entre sus máximos logros en el alpinismo resaltan haber sido la primera mujer latinoamericana en conquistar el Everest por la ruta norte, el 27 de mayo de 1999, considerada por los expertos como la más difícil de ascender.

También fue la primera mujer iberoamericana en conquistar el monte Cho Oyu en los Himalayas sin oxígeno artificial, y la primera mujer iberoamericana en lograr el Gran Slam de alpinismo.

Dicho serial consiste en escalar las cumbres más altas ubicadas en cada uno de los siete continentes: Aconcagua (6,962 metros sobre el nivel del mar) en América del Sur; el monte Elbrus (5,642 msnm) en el Cáucaso ruso; el monte Everest (8,848 msnm) en Asia; la montaña Kilimanjaro (5,893 msnm) en África; el monte Kosciuszko (2,228 msnm) en Australia; el monte McKinley (6,198 msnm) en Alaska y el monte Vinson (4,892 msnm) en la Antártida.

Los sueños de esta montañista por llegar a lo más alto se manifestaron desde que era pequeña, en su natal Saltillo. Recuerda que le pidió a su padre inscribirla en un grupo de boy scouts para dar rienda suelta a su gusto por la Naturaleza. Fue así, paseando por los cerros que rodean a la capital coahuilense, que poco a poco desarrolló el gusto por escalar, mismo que mantuvo activo hasta que tuvo la posibilidad de emigrar a la Ciudad de México para practicar a gran escala.

Antes de ir por un reto importante Wheelock debió acumular horas de montaña, para lo cual tuvo que subir numerosos cerros, sumar experiencias y cumplir con una importante preparación física, técnica y mental, capacitándose en áreas como Medicina, rescate en zonas remotas, Geología, comunicaciones satelitales y Meteorología.

Pese a ser considerada una mujer valiente, decidida y acostumbrada a los fuertes retos que ofrecen las montañas, Karla afirma conocer el miedo y más aún, lo define como una alerta que la ha mantenido viva y la obliga a prepararse, pues aunque su objetivo es subir a las cumbres, también desea bajar a reunirse con su familia.

Su carrera no ha estado exenta de complicaciones. Entre los incidentes más críticos que le ha tocado experimentar recuerda los vividos en el Himalaya y Bolivia, donde se accidentó y pasó momentos muy difíciles al perder a algunos de sus compañeros de expedición. Ante situaciones así, Wheelock recurre a su fe: “Soy creyente. Estar en la cima no siempre te pone más cerca de Dios, creo que muchos han subido y ni siquiera lo sintieron, mientras otros que se quedaron en las faldas de la montaña lo tuvieron con ellos. Creo que Dios está con nosotros siempre y cuando le permitamos entrar en nuestro ser”.

Karla estudió la Licenciatura en derecho en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila y dentro de sus actividades profesionales figura haber colaborado como abogada en la Secretaría Particular de la Presidencia de la República durante el mandato de Carlos Salinas, además de desempeñarse en la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial, el Senado y en la iniciativa privada.

Sin embargo renunció a la comodidad de un sueldo seguro para enfocar sus metas y sueños a las montañas. En la actualidad además de continuar en el alpinismo es empresaria, imparte conferencias, cursos, talleres y participa en actividades organizadas por compañías de todo el país, dirigidas a la integración de grupos, el trabajo en equipo y la motivación.

La deportista asegura tener un gran compromiso y responsabilidad hacia los niños, los jóvenes y en sí con todo su país, por ello le gusta hablar con la verdad.

En su afán por llevar un mensaje de superación y motivar a la mayor cantidad posible de personas, hace algunos meses Karla publicó un libro titulado Las siete cumbres, para el cual tomó como base sus vivencias durante el Gran Slam.

Cabe señalar que Wheelock cuenta con otro título editado, El tercer polo (ascensión al Everest), igualmente poseedor de una temática enfocada hacia la superación personal.

Karla es madre de dos niñas, Valeria y María, de nueve y siete años respectivamente. Considera que luchar cada día para sacarlas adelante es una gran responsabilidad y que es el alpinismo quien le ha dado la fortaleza para conseguirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here