En ocasiones la realidad supera a la ficción, tristemente muchas veces para mal.

Recientemente se dio a conocer que en la provincia de Misiones en Argentina, médicos descubrieron que una pequeña de 10 años estaba embarazada de 8 meses cuando su madre la llevó al hospital tras quejarse de dolores en el abdomen y la espalda.

Su hermano de 15 años fue el agresor sexual.

La madre se sorprendió del estado de la menor y quedó en shock cuando se enteró de la situación.

Los médicos remitieron el caso a una estación especial de policía solo para mujeres y el caso está siendo investigado por la jueza de menores Marcela Leiva y la fiscal María Laura Álvarez.

La víctima contó que fue atacada una sola vez. Según los médicos, ella y el feto corren altos riesgos.

Su mamá tendrá la custodia del niño pues el Departamento de Justicia quiere que la pequeña continúe sus estudios después del parto.

El joven al ser menor de edad no puede ser acusado. Ahora se encuentra bajo la custodia de una tía para después ser enviado a un centro para niños involucrados en conflictos legales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here