El jefe de los Guardianes de la Revolución, advirtió que cualquier país que ataque a la República Islámica, verá su territorio convertido en un campo de batalla.

“Quien quiera que su territorio se convierta en el principal campo de batalle, adelante (…) tengan cuidado, una agresión limitada no permanecerá limitada. Castigaremos y continuaremos hasta la destrucción total de cualquier agresor”, señaló el general de división, Hosein Salami.

Los ataques que redujeron a la mitad la producción del petróleo saudita e hicieron que se disparara el precio de éste, sembraron el temor a un posible enfrentamiento militar entre Estados Unidos e Irán.

“El presidente aprobó el despliegue de fuerzas estadunidenses, que van a ser de naturaleza defensiva”, anunció el secretario estadunidense de Defensa, Mark Esper, quien consideró que los ataques del pasado 14 de septiembre, representaron una escalada drástica de agresiones iraníes.

Excelsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here