Las iglesias católicas en Sri Lanka reabrieron sus puertas este domingo, tras los ataques del pasado 21 de abril contra varios hoteles de lujo, zonas residenciales y templos.

Los ataques de abril dejaron más de 250 muertos y unos 500 heridos.

La semana pasada, las escuelas reanudaron las clases en medio también de amplios dispositivos de seguridad de la policía, que pidió a los padres de familia reemplazar las mochilas de sus hijos por bolsas de plástico transparente.

En la mayoría de las ciudades del país, los habitantes retomaron la vida pública, en las primeras dos semanas después de los atentados. En Colombo y Negombo, las restricciones fueron postergadas unos días más para garantizar plenamente la seguridad de la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here