El gobierno francés ha creado un servicio destinado a identificar las obras arrebatadas a judíos entre 1933 y 1945, durante las persecuciones intolerantes, que ahora podría estar bajo propiedad de instituciones publicas.

El objetivo de la creación de este servicio es restituir los bienes culturales y ampliar las acciones que se han venido realizando desde hace años que han permitido la devolución a sus legítimos propietarios de las obras.

Con ello, se pretende afirmar una autentica política pública de reparación y de memoria que debe ser compartida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here