El expresidente de España, Felipe González, con su característico ingenio e ironía, se autodenomina un viejo político que no es lo mismo a ser un político viejo. Considera que estamos viviendo una nueva era de cambios, no obstante como contradicción dice que quienes, están tomando decisiones sobre el futuro de los jóvenes son los viejos que ya no tienen futuro.

Lo importante a destacar es que la experiencia es valiosa y agrega que nunca hay que olvidar los aprendizajes del pasado para enfrentar los desafíos del futuro.

La tecnología que cabalga a galope deja sentir sus efectos en la gobernanza democrática. En su opinión es la educación es la materia prima insustituible, para enfrentar los retos, la idea es formar a las nuevas generaciones para conocer las innovaciones tecnológicas, que los aprendizajes sean flexibles y continuos, para combatir la obsolescencia que provoca la celeridad del conocimiento siempre privilegiando la condición humana, para enfrentar con inteligencia las exigencias y expectativas crecientes del siglo XXI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here