A partir de ahora, el gobierno de Estados Unidos dejará de enviar a México a migrantes que buscan asilo en la Unión Americana.

 

Ayer entró en vigor un acuerdo que autoriza trasladar a ciudadanos de Guatemala, Honduras y El Salvador a migrantes que no sean de nacionalidad mexicana y que lleguen a la frontera estadunidense con México a pedir asilo.

 

En una publicación en el Registro Federal, el gobierno informó que los migrantes deben solicitar asilo al salir de su país de origen a alguna nación intermedia antes de llegar a la frontera estadunidense.

 

Sin embargo, no afecta a los cerca de 55 mil migrantes que Estados Unidos ha enviado a la frontera mexicana a esperar decisiones a sus peticiones de asilo.

 

Si los migrantes se entregan a oficiales en las garitas de la frontera estadunidense con México o a la patrulla fronteriza, serán detenidos y presentados ante jueces que decidirán si los migrantes no están en riesgo.

 

El convenio en que intervienen los departamentos de Seguridad Interior y de Justicia permitirá “un trato justo a las peticiones de asilo”, según la administración.

 

Hasta ahora, ninguna organización sin fines de lucro presentó alguna demanda para anular el acuerdo.

 

Los primeros migrantes que serían enviados a los países centroamericanos y ya no a la frontera mexicana, saldrían dentro de aproximadamente un mes.

 

La medida generó rechazo entre los demócratas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here