La estrategia directa de comunicación que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador es positiva, pero su intención de menoscabar el ejercicio periodístico, no, advirtió el director de la Facultad de Ciencias Administrativas y Sociales (FCAS) de la Universidad Veracruzana, Eric Abad Espíndola.

“En ningún momento es estratégico desacreditar el trabajo de los trabajadores de la información. Si los gobernantes en lugar de abonar generamos confrontación, pues entonces ahí algo puede estar fallando en la estrategia de información”.

Señaló que la comunicación cambió de una estructura lineal descendente, donde había un emisor y a través de los medios de comunicación pasaba un mensaje por medio del establecimiento de agendas compartidas, a un modelo de comunicación en donde la información viene directamente del Ejecutivo.

Refirió que ya no son los medios de comunicación quienes establecen la agenda, sino los medios de comunicación se concentran en el titular del Ejecutivo quien diariamente de manera abierta comenta los temas prioritarios del gobierno y la sociedad.

No obstante, evitó señalar si este tipo de comunicación es positivo para la sociedad, aunque si mencionó que desde la comunicación sí lo es, pues no hay intermediarios en el proceso de comunicación que generen ruido.

“Ahora tenemos que pasar a otro constataste de la información, saber si es certero lo que dice con otra fuente de datos, pero al menos es una comunicación directa, abierta y que facilita el acceso de cualquier ciudadano al mensaje que emiten sus gobernantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here