El nuevo sistema de deportaciones exprés de Estados Unidos entra en vigor este martes con el fin de acelerar las expulsiones de miles de indocumentados que no puedan demostrar a las autoridades de migración que han vivido en el país durante dos años consecutivos.

 

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció que la nueva medida, permitirá las deportaciones exprés, sin que los inmigrantes tengan derecho a comparecer ante un juez de inmigración.

 

Donald Trump expresó que ahora un oficial de inmigración decidirá si se deporta al momento, sin posibilidad de ir ante un juez y pelear el caso en un tribunal de inmigración.

 

Con esta nueva medida, dirigida a las personas que no han pedido asilo, el gobierno estadunidense espera reducir la acumulación de casos en los tribunales de inmigración y a la vez incrementar el número de deportaciones.

 

El nuevo sistema de deportaciones, excluye personas con peticiones de asilo político y otros trámites pendientes, así como los que ingresaron legalmente al país y se quedaron con visa vencida.

 

Hasta ahora, la deportación rápida se aplicaba sólo a los inmigrantes detenidos a menos de 160 kilómetros de la frontera y que llevaban dos semanas o menos en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here