Alguna vez te has preguntado ¿qué origen tiene lo que comes? ¿Quién lo hizo por primera vez? O ¿quién fue el primer valiente que lo probó?

 

Hoy te contaremos el origen de uno de los bocadillos más antiguos del mundo.

 

El pretzel es uno de los símbolos de la gastronomía alemana.

 

Su nombre original es brezel y hace alusión a la forma en la que está horneado y proviene del latín bracellus que significa brazo pequeño. Los encontramos en todo el mundo, pero la historia, en la mayoría de sus versiones, nos cuenta que su nacimiento fue en la región Baviera.

 

Casi todos los historiadores coinciden en una sola cosa: el pretzel se relaciona con la cristiandad. Se cree que los primeros en fabricarlo fueron unos monjes al sur de Alemania en el siglo VIII y lo daban como premio a los niños que sabían bien sus oraciones. Fue hasta el siglo XII que la primera imagen de un pretzel fue conocida. Salió en el libro Hortus Deliciarum, escrito por novicias de un convento alsaciano.

 

La receta para prepararlos es sencilla y cualquier alemán diría que los pretzels están hechos para comerse el mismo día. Con una mezcla de harina de trigo, levadura, leche, mantequilla y bicarbonato de sodio, este snack le ha dado la vuelta al mundo.

 

Si estás en la Ciudad de México, un imperdible es Knoot & Loop . Este foodtruck complementa la vida nocturna de la ciudad abriendo a las 11pm y cerrando muy tarde en la madrugada. Lo más vendido es el pretzel dog (un hot dog con pan de pretzel) y la pizza pretzel.

 

Por otro lado, votado por las revistas alemanas como uno de los mejores locales, Brezel Bar  ofrece una lista infinita de sabores y tamaños. Acompaña tu pretzel con una cerveza y déjate seducir por el ambiente germánico en una de las zonas más céntricas de Berlín.

 

Si quieres hacer tus propios pretzel, aquí te dejamos la receta.

 

Ingredientes

 

para una fuente mediana

 

2 tazas de harina común

1 cdita. de sal fina

1/2 cdita. de azúcar

1/2 taza de agua tibia

1 sobre de levadura en polvo

1 y 1/2 cda. de manteca

1 cda. gorda de bicarbonato de sodio

Sal gruesa

 

Cómo hacer pretzels

 

1. Disolver la levadura en la media taza de agua tibia. Dejar reposar 15 minutos.

 

2. Colocar la harina en un bol con la sal y mezclar. Hacer un hueco en medio y colocar allí la cucharada de azúcar.

 

3. Agregar en medio la levadura una vez pasados los 15 minutos. Agregar también la manteca.

 

4. Mezclar con las manos hasta que se forme una masa homogénea.

 

5. Amasar durante 10 minutos a mano. La masa no es muy amable, es de las que sacan músculo y de a ratos se partirá. A no asustarse, seguir amasando.

 

6. Una vez amasada, colocar la masa en el bol y dejar reposar, tapada, por 30 minutos.

 

7. Separar la masa en cuantos pretzels quieran hacerse: el tamaño es a gusto, pueden hacerse más grandes, más pequeños, más gordos o más flacos. A mí me gusta que se vea bien la forma de lazo.

 

8. Estirar cada porción de masa en “choricitos” y formar los pretzels como se indica en el video. Ir colocando en una fuente.

 

9. Llevar los pretzels a heladera por una hora. Esto ayudará a que queden bien crocantes.

 

10. Ahora viene lo más importante de cómo hacer pretzels: colocar una olla con agua al fuego y cuando esté hirviendo, agregar el bicarbonato. Ojo que hace espuma. Mantenerlo hirviendo. Ahí bañaremos los pretzels, uno a uno, por 10 segundos de cada lado. 10 segundos, damos vuelta, otros 10 segundos y sacamos.

 

11. Ya en la bandeja, hacer unos cortes pequeñitos con un cuchillo filoso a cada pretzel y espolvorear con sal gruesa (también se les puede poner sésamo).

 

11. Hornear en horno precalentado al máximo, por unos 15 minutos o hasta que se vean del marrón dorado característico del pretzel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here