Por Abraham Cortes

En el año de 1927, luego de establecerse la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, se llevó a cabo una cena en el hotel Biltmore donde, entre otras cosas, se planteó la idea de crear un premio que honrara los logros en el área cinematográfica. Posterior a esto, el director de arte de MGM -Cedric Gibsson- realizó un bosquejo de un hombre empuñando una espada frente a un rollo de película; fue el artista George Stanley quien realizó el diseño final y esculpió la figura que se utiliza hasta la actualidad.

Originalmente el premio se conocía como “Premio de la Academia al Mérito”; pero según cuenta la historia, Margaret Henrrick, quien era bibliotecaria de la academia, mencionó que la estatuilla se parecía a su tío Oscar y fue a partir de entonces que se le otorgó ese nombre.

El preciado premio fue construido originalmente de bronce recubierto de oro, después fue remplazado por el metal britannia ya que este facilitaba su alisamiento.

Un dato curioso sobre el Oscar es que, durante la segunda guerra mundial, en la escases de metales, durante 3 años se fabricaron estatuillas de yeso pintado.

Cada año se fabrican entre 50 y 60 estatuillas: se necesitan 12 personas que tardan aproximadamente 20 horas en crear cada premio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here