Por Ezequiel “Ezuu” Ov

Hace unos cuantos años, ‘Fleabag’ fue lanzada al mundo. La brillante creación de Phoebe Waller-Bridge, igualmente brillante, tomó al mundo de la comedia por sorpresa; la historia de una mujer que es un desastre en su vida y que sólo a través del sexo y el humor negro encuentra impulsos para seguir adelante fue la serie más honesta, más creativa y más triste (sí… suena irónico) que hemos presenciado en los últimos años.

Phoebe creó un relámpago, un personaje principal que es eléctrico y no puedes dejar de observar; una revelación para el mundo del gran talento como creadora, escritora y actriz que es ella. Los demás no se quedan atrás, pues Phoebe se encargó de construir un ensamble de personajes igualmente fantásticos y repulsivos, perfectamente interpretados por veteranos de la industria británica como Olivia Colman (“madrina”) y Bill Paterson (“papá”).

Lo que lleva a ‘Fleabag’ a ser más que una serie de comedia y humor negro es la constante quebradura de la “cuarta pared”, es decir, que el personaje principal nos habla a la audiencia para contarnos lo que hay en su mente. Este estilo combinado con el don cómico de Phoebe dan como resultado una obra maestra en risa y llanto. Así es, en el fondo no tan oculto de la serie están estos personajes y una historia que no son felices, podría decirse que son miserables en cierta forma. Phoebe utiliza la constante burla y la indiferencia ante la vida para distraer las fuertes emociones y sufrimiento de sus personajes, tal y como muchas personas sobrellevan el día a día.

Esta es una serie que todos deberían ver, y con sólo dos temporadas y 12 episodios, no hay excusa para perderte una obra que brilla con talento y naturalidad. La puedes encontrar en Amazon Prime ya.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here