En pleno siglo XXI es renombrado este enigmático tema, se asumen aún cuestionamientos que otorgan cierto grado de interés en el, lamentablemente los meollos del asunto apuntan a la discriminación y exclusión de las personas. Es mal interpretado el término de discapacidad, sin embargo no es recíproco su vitalidad del término.

 

Muchas ocasiones renombran a estos sujetos como “personas diferentes o especiales”, pero sin tanta alegoría la OMS lo magnifica como aquel concepto que lo define en la barca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación.

 

Desde las más sencillas ubicaciones en el mundo, no existen rincones incógnitos que logren liberarse de la desafortunada situación de la que son víctimas de represivas y de injustos prejuicios con fines de humillar a aquellas personas que tienen una discapacidad notoria o no.

 

Este es un fenómeno complejo, refleja contundentemente una interacción entre las características del organismo humano y las de la sociedad en la que se vive. Según la OMS, desde 1980, se le conoce específicamente como toda restricción o ausencia de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano, según se especifica en el marco de la CIDDM: Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías.

 

Existen distintos puntos esenciales para diversificar este contundente tema que está en las sombras de la humanidad, y que con solo ignorarlo la sociedad está dispuesta a hacerlo de lado, como un tabú entre ideales extenuantes.

 

Las clasificación contundente para que sea montada como discapacidad consta de variadas condiciones que el 22 de Mayo del 2001, fueron aprobadas por los 191 países que integran la OMS, para así poder tener los datos más certeros en lo que se refiere a discapacidad y no proseguir con la incongruencia de su término:

 

  • La discapacidad física es aquella que ocurre al faltar o quedar muy poco de una parte del cuerpo, lo cual impide a la persona desenvolverse de la manera convencional.

 

  • La discapacidad auditiva es el déficit total o parcial de la percepción que se evalúa de la pérdida del audio en cada oído

 

  • La discapacidad intelectual es aquella que presenta una serie de limitaciones en las habilidades diarias que una persona aprende y le sirven para responder a distintas situaciones en la vida.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here