Es la duodécima y última entrega de la serie de películas de X-Men, y el comienzo de una nueva trilogía de X-Men.

Han pasado prácticamente veinte años desde que los X-Men debutasen en la gran pantalla, embutidos en cuero negro, de la mano de Bryan Singer.

Desde entonces, los casi sexagenarios personajes de Jack Kirby y Stan Lee han vivido un periplo cinematográfico similar al recorrido de una montaña rusa, marcado por ascensos, caídas, muertes y resurrecciones.

El reparto principal incluye a James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Sophie Turner, Tye Sheridan, Alexandra Shipp, Kodi Smit-McPhee, Evan Peters y Jessica Chastain.

En esta historia, los X-Men deben enfrentarse a todo el poder del Fénix Oscuro así como a fuerzas alienígenas.

La saga en el año 2000 y, más concretamente, su continuación en una “X-Men 2” que elevó notablemente las cotas de calidad para, después, defenestrarlas en la terrible “La decisión final”.

Después de que “X-Men: Days of Future Past” borró los eventos de “X-Men: The Last Stand” de la línea de tiempo de la serie, Kinberg expresó interés en una nueva y más fiel adaptación de Chris Claremont, “The Dark Phoenix Saga” en una futura película, ya que su intento anterior con “The Last Stand”, que no fue bien recibido.

Una inestabilidad que se repetiría tras el magnífico reinicio “Primera generación”, quizá, la mejor de la franquicia.

Con “X-Men: Fénix Oscura”, Fox tenía una oportunidad de oro para resarcirse y salir del ruedo por la puerta grande, dando el cierre definitivo que los mutantes marvelitas merecían a estas dos décadas.

En Dark Phoenix, los X-Men se enfrentan a su enemigo más formidable y poderoso: uno de los suyos, Jean Grey. Durante una misión de rescate en el espacio, Jean casi muere cuando es alcanzada por una misteriosa fuerza cósmica.

Una vez que regresa a casa, esta fuerza no solo la hace infinitamente más poderosa, sino mucho más inestable. Luchando con esta entidad dentro de ella, Jean desata sus poderes de maneras que no puede comprender ni contener.

Con Jean girando fuera de control y lastimando a los que más ama, comienza a desentrañar la misma tela que los mantiene unidos.

Los X-Men Deben encontrar una manera de unirse, no solo para salvar el alma de Jean, sino para salvar a nuestro planeta de los extraterrestres que desean enarbolar esta fuerza y ​​gobernar la galaxia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here