La diversificación cultural es un tema de gran trasfondo en la actualidad, nuestro entorno está repleto, de distintos medios y elementos claves que defienden el concepto de este. Es entendida como diversidad cultural a las  expresiones en gran variedad, con interdependencia una de otra, un origen de proveniencia “lejana” o fuera del contexto común y conocido ordinariamente,  dando en gran medida a sus factores visibles un punto distintivo, en un espacio geográfico determinante. 

 

Xalapa, ciudad de las flores, es meramente inconfundible, sus diferentes  formas de expresión y de sustento son la clave que ha llevado a cientos de veracruzanos, mexicanos una perspectiva de maravilla, y sin ninguna pluralidad, a muchos extranjeros que se llevan consigo mismos un sabor de boca diferente y un regreso a futuro. 

 

Uno de los grandes puntos con lo que nadie puede negar este gran bombardeo de constancia, determinación y originalidad en la ciudad xalapeña, es la comida, sus sabores bien elaborados y sus aromas merodeando con gran descaro a todo el público son parte de lo que realmente ha llevado a esta urbe hacia la puerta de toda travesía nacional e internacional. 

 

Con orgullo y bien ponderado ante la adversidad, se encuentra D´Charbel, en los alrededores del primer cuadro de la ciudad, en donde la mezcla perfectamente entendida de la comida por generaciones del refrigerio árabe es correctamente contextualizado con la gastronomía mexicana ,su accesibilidad  y clara presentación. 

 

Con ascendencia libanesa,  detrás una vida enigmática y realmente repleta de retos  por contar, Charbel Vélez Zarquiz, el fundador y dueño de lo que hoy está resonando con grandes pasos hacia adelante,con peso de esfuerzo y sacrificios, D´Charbel, un restaurante con bases de una persona calidad y enfocada, con sus metas arraigadas, claras y dirección al éxito. 

 

El peso de su nombre retumba en la enigmáticas calles xalapeñas, Charbel es conocido por la calidad de quienes están en su recinto, la calidad de su comida y de su servicio al cliente son particularmente el elemento estrella que están portando a este a la fama sin un rumbo adverso y de reversa. 

 

Con su enfoque de constancia y de perfeccionamiento continuo denotan a quien está presente y frente al paraje resonado; Nos abrió las puertas de una historia repleta de hechos, de palabras que comunican un legado y significado con peso; Vélez Zarquiz, hijo, hermano, amigo, baterista por ratos y líder nato, un ser excepcional, y que con sus palabras propias, “no pasa desapercibido jamás”, expresó con fervor y amabilidad anécdotas y parte de su historia en construcción, otorgando un tiempo considerable que transcurrió con rapidez en una tarde. 

 

Da inicio a la historia de dicha estancia aproximadamente un 3 de diciembre del 2016, con el “siempre apoyo y sostén de aprendizajes  familiar” característicos de lo que hoy es uno de los mejores ascendientes en la gastronomía en la ciudad; Su familia al dedicarse a las Bienes raíces y la compraventa de inmuebles, acceden a llevar a D´Charbel en donde este se ubica hasta hoy en día, en Zaragoza #15, en el Centro de Xalapa. 

 

Expresa con firmeza y con una conmoción inconfundible de un ser humano con deseo de prosperar: “de un 100%, fácilmente 3% de xalapeños conocen la comida árabe”, lo cual es entendible y  sin una pizca de extrañeza ya que las franquicias americanas son las que manejan el mercado de la comida rápida, con el factor de   la accesibilidad y el tiempo. 

 

Sin embargo el inicio de un “todo” en esta controversial crónica con pasos desde el Líbano, tiene una palabra que retumbó a  los presentes de la mesa, la prepotencia, esa necedad y el egocentrismo con lo que muchas personas se presentan al enfrentarse con la independencia y la madurez le bastó para dar comienzo a un inigualable proyecto. 

 

Tras una serie de conflictos con el eje central de muchos, el fraternal ( en la familia), un par de años antes de la simple idea de fundar D´Charbel, el mismo se aventuró sin un destino fijo, que lo llevó hasta Coatzacoalcos, por causas que la vida no depara,allí  se asentó 3 años , “percibí en carne propia lo que no es comer, no tener donde dormir y bañarme”. 

 

Acentuó con mucha continuidad que fue difícil no contar con licenciatura, ni maestría, pero ambas no son un seguro fijo en el éxito, el trabajo duro, perseverancia y la ganas de superarse son la clave; Se mantuvo en Coatzacoalcos como despachador de gasolina, y allí, sin papel oficial alguno, sin conocer a nadie y con las manos “vacías”, logro notar quienes estuvieron con él siempre, que no todos son amigos, que el afán por rebasar los obstáculos es posible con fervor y enfoque en las metas. 

 

Esto lo llevó a una de las lecciones más grande que una persona le puede otorgar a otra, “aportar algo positivo y fructífero,como y en lo que sea, logrando hacer crecer a tu área de de trabajo, es lo que te abre las puertas”. 

Se volvió gerente de la sucursal gasolinera donde laboró, les enseño ingles a quienes compartían su trabajo,sus compañeros y le dio accesibilidad cómoda y fácil a turistas extranjeros, y claro, esto lo tiene presente en sus memorias, con un elemento material que atesora con cautela, su primer compra tras un sin fin de quehaceres y jornadas largas, un televisor, y así como es simple pronunciarle, es contradictoria a toda una lucha. 

 

Y sin preámbulos, por supuesto que cedió para todos secuencialmente otra disertación con un peso de importancia y de lección, “Equilibrar”, laborar diariamente, dando todo de uno mismo, tiempo, fuerzo e inclusive vivir, con el peso de la palabra, “¿Y después qué?,te haces esclavo de un  sistema que requiere todo, te exige por completo a ti, y debemos de tomar en cuenta que acumular todo el dinero del mundo no sirve de nada si eres infeliz, si no te satisface”, a lo que llegó como una conclusión la vocación y un plan de vida, la rentabilidad. 

 

Sin más, se condujo  al secreto del éxito en su negocio, la dedicación por una buena atención al cliente, la cual es excepcional, Charbel no se mantiene al margen en ningún momento del día, la esencia que requiere para mantener su originalidad empieza con el trato, otorga un cordial saludo a todo público que ingresa al lugar. 

 

Reiteró que un maltrato acaba un negocio,y la prepotencia a cualquiera lo consume, al mismo instante menciona que tener un establecimiento propio es invertir, ganar y perder, pero la paciencia es lo que ha llevado a crecimiento y al renombre, su mejor publicidad lo apoya, “De boca en boca”, siendo el “amigo de todos” se pierde el miedo al disgusto,su psicología lo lleva la satisfacción notoria en su público. 

 

A futuro planea con gran firmeza y decisión expandirse, tener sucursales en la ciudad y más allá de esta con más herencia de su abuela en la cocina,llegar a ser franquicia, y el objetivismo es lo que más le reafirma para ponderar su nombre. 

 

La nobleza y  sencillez con la que contempla la vida del entrevistado Vélez, nos orilla a sus tres principales factores con los que reafirmamos lo ya citado, y siendo más profundo su pensar, advierte que toda persona tiene calidad dada por nuestro valor y en su perspectiva “la humildad, lealtad y honestidad lo orillan a denotar al ser”  por la cual el consolida a perspectivas de terceros que sus metas son próximas a cumplirse y que D´Charbel con su sabor y su afinidad con los demás es un éxito. 

 

Dejando una cordial invitación para visitar dicho establecimiento no queda más que expresar que todos son bienvenidos, en donde la amabilidad y el sabor no dejan más que ganas de regresar por más de uno tema que retumba con orgullo la inclusión de una cultura fantástica en nuestras calles. 

POR: DIANA ZARAGOZA LANDA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here