Un nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv (Israel) ha sugerido que un desayuno rico en carbohidratos a primera hora de la mañana, junto con una cena poco copiosa, podría ayudar a disminuir las inyecciones de insulina y otros medicamentos para muchos diabéticos.

Los diabéticos tipo 2 se inyectan con insulina, una hormona que regula el movimiento del azúcar hacia el hígado, los músculos y las células grasas, hasta cuatro veces al día. Pero estas inyecciones están relacionadas con el aumento de peso y la pérdida de control de los niveles de azúcar en la sangre. Esto desencadena un círculo vicioso de mayores dosis de insulina, aumento continuo de peso, mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares y otras complicaciones.

Los investigadores explican que el metabolismo y el reloj biológico están optimizados para comer por la mañana y para ayunar por la tarde y por la noche, cuando se supone que se duerme. “Pero la dieta habitual recomendada para la diabetes tipo 2 consiste en varias comidas pequeñas distribuidas uniformemente a lo largo del día. Por ejemplo, tres comidas y tres refrigerios diarios, incluyendo una bebida antes de irse a dormir para evitar una caída de los niveles de azúcar durante la noche”, apunta Jakubowicz.

Pero la investigadora considera que la ‘dieta 6M’, como se le conoce, no ha sido efectiva para el control del azúcar, por lo que “los diabéticos necesitan más medicación e insulina”. “Y las inyecciones de insulina conducen a un aumento de peso, lo que aumenta aún más los niveles de azúcar en sangre”, recuerda Jakubowicz.

Los investigadores estudiaron a 29 participantes de diabetes tipo 2 y compararon una nueva ‘dieta 3M’, más alineada con el reloj biológico, con un grupo de control en la ‘dieta 6M’ tradicional. La dieta experimental comprende pan y frutas en las primeras horas de la mañana; un almuerzo sustancial; y una pequeña cena que carece específicamente de carbohidratos, dulces y frutas.

El grupo en la dieta tradicional no perdió peso y no experimentó ninguna mejoría en los niveles de azúcar, requiriendo un aumento en la medicación y en las dosis de insulina. Pero el grupo de la ‘dieta 3M’ no solo perdió peso, sino que también experimentó una mejora sustancial en los niveles de azúcar.

El aumento de la expresión génica del reloj biológico en la ‘dieta 3M’ podría ser el mecanismo detrás de su éxito, ya que aumenta la secreción de insulina y mejora la entrega de azúcar a los músculos, creando un metabolismo equilibrado de la glucosa diurna y nocturna. Los investigadores ahora están investigando el papel que ciertas proteínas juegan en los alimentos para el desayuno que consumen los diabéticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here