Claro que se puede. Si en Ciudad de México lo hicieron, ¿por qué no en Xalapa? Allá condonaron adeudos atrasados de impuestos y aquí tenemos que seguir el ejemplo. La crisis económica agobia a miles de familias y el desempleo crece a pasos acelerados, ¿por qué no ayudar a la gente a subsistir entre tantas carencias?

Exijamos al ayuntamiento el congelamiento del impuesto predial y de tarifas de CMAS y un estudio profundo del tema para, más adelante, llevar a cabo una reducción sustantiva en estos rubros que en algo beneficie a los ciudadanos.

En la actualidad soportamos servicios públicos caros y de pésima calidad. Pensemos primero en la gente y no en un gobierno rico y un pueblo empobrecido. Los pobres son mayoría aquí y en cualquier parte.

Señor presidente municipal, Hipólito Rodríguez Herrero, empecemos ya apoyando a los grupos más vulnerables. Alto a las excesivas tarifas del agua potable. Condonación total de multas y recargos en el impuesto predial.

Si lo recaudado se administrara con honestidad y eficiencia, Xalapa contaría con servicios básicos de calidad, y los xalapeños obtendrían un respiro de alivio en su precaria economía doméstica.

Si no lo hace usted, se lo demandaremos a los próximos candidatos de los distintos partidos políticos para que se comprometan –el que triunfe con nuestro voto– a paliar la asfixiante situación que se vive no sólo aquí sino en el resto del estado y de la república.

Señor alcalde, aseste un golpe de timón, salga del marasmo en el que está inmerso junto con todo el cabildo, dele una agradable sorpresa al pueblo y demuestre que es sensible a las necesidades sociales.

No espere que se aproximen las elecciones para empezar a invertir en obras y cosechar votos. El pueblo en verdad es sabio y no volverá a cometer el error de elegir a autoridades como las actuales. Los electores no se equivocarán dos veces.

La soberbia obnubila el cerebro. La arrogancia es mala consejera. Señores ediles, están a tiempo de rectificar y servir a Xalapa. Si en este momento hubiese consulta para revocación de mandato, ustedes saldrían como tapón de sidra.

Los ciudadanos no se niegan a sufragar el impuesto predial ni las tarifas de agua potable. No pagan porque carecen de suficiente dinero. No hay trabajo y los que tienen empleo perciben raquítico salario. Apenas les alcanza para sostener a la familia.

¡Primera llamada!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here