En su impulso por mantener viva esta tradición prehispánica los hermanos Pilicastro Alcázar se han dedicado por varios años a tallar estas piedras preciosas que dieron realce al arte de los antiguos mayas en el sureste mexicano.

 

El trabajo de decenas de jóvenes artesanos del estado mexicano de Chiapas, sureste del país, mantiene vigente la tradición prehispánica del tallado en jade, la piedra preciosa que los antiguos mayas usaron para elaborar rebuscadas armas y joyas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here