El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) informó que mantendría abierto el acceso al sitio ubicado en Carrizo Springs, Texas.

 

La organización sin fines de lucro BCFS había dicho el martes que la instalación iba en camino a cerrar para el término de la semana. Kevin Dinnin, el director general de BCFS, dijo que la instalación podría servir como respaldo si el centro del HHS en Homestead, Florida, se ve amenazado por una tormenta tropical.

 

Los últimos adolescentes que quedaban en el centro de detención más nuevo del gobierno de Estados Unidos en el sur de Texas abandonaron la instalación el jueves, exactamente un mes después de que abrió sus puertas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here