Diez días antes de que el Consejo Europeo decida si abre negociaciones de adhesión con Albania, el país vive una crisis institucional sin precedentes.

Esto ocurrió tras la decisión del presidente, Ilir Meta, de cancelar las elecciones locales, y la negativa del primer ministro, Edi Rama, de aceptarla.

Ilir Meta firmó hoy la abolición de su decreto que designaba el 30 de junio como el día de la celebración de las elecciones locales e instó a los partidos políticos a negociar una nueva fecha de los comicios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here